lunes, 16 de enero de 2023

 

A4

Unión Sindical Independiente de Trabajadores

Empleados Públicos

Calle Bravo Murillo 39, Escalera 50 (E )

Local sindical - 28015 Madrid

  http://usitep.es • usitep@usitep.es

Teléfono 91 594 55 60 

 

                      Madrid, a 13 de enero de 2023                                                                      


Estimadas/os compañeras/os:

 


Desde Unión Sindical Independiente de Trabajadores – Empleados Públicos (USIT-EP) hemos formalizado, con fecha 3 de enero de 2023, la demanda contenciosa-administrativa contra los apartados 3 y 4 de la disposición adicional primera sobre enseñanzas de Religión del Decreto 64/2022, de 20 de julio, del Consejo de Gobierno, por el que se establecen para la Comunidad de Madrid la ordenación y el currículo del Bachillerato:

 

«3. En primer curso de Bachillerato, los centros docentes, de conformidad con los criterios que determine el titular de la Consejería competente en materia de Educación, desarrollarán las medidas organizativas para que los alumnos que no hayan optado por las enseñanzas de religión reciban la debida atención educativa, de modo que la elección de una u otra opción no suponga discriminación alguna. Estas medidas se desarrollarán mediante la realización de un proyecto que será significativo y relevante. Estos proyectos serán evaluados y calificados, aunque no computarán a efectos de promoción y titulación, ni para calcular la nota final de la etapa. Los centros docentes incluirán estas medidas en su proyecto educativo de centro.

4. En segundo curso de Bachillerato, los alumnos que no hayan de recibir enseñanzas de religión dedicarán esas horas al estudio en la biblioteca del centro o en el espacio que el centro considere más adecuado.»

 

En el BOCM de 3 de octubre de 2022 se emplazó a los interesados en dicho procedimiento, aunque el expediente administrativo nos fue trasladado el 22 de diciembre de 2022.

 

Un pequeño barniz de nuestros argumentos, algunos repetidos en el recurso contencioso contra los Reales Decretos del MEYFP:

 

La «debida atención educativa» es un claro y manifiesto «concepto jurídico indeterminado» que vulnera el principio de legalidad y abunda en la inseguridad jurídica y el derecho a la educación. Las medidas «significativas y relevantes» del decreto de bachillerato impugnado, a la vez que omiten esas actividades (el qué y el cómo), también omiten que no pueden comportar el aprendizaje de contenidos curriculares, por lo que conlleva la discriminación para los alumnos que eligen la enseñanza de la Religión.

El artículo II del Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede de 1979, impide que exista discriminación:

 

«Las autoridades académicas adoptarán las medidas oportunas para que el hecho de recibir o no recibir la enseñanza religiosa no suponga discriminación alguna en la actividad escolar.»

 

Con la «debida atención educativa» (proyectos significativos y relevantes), no solo se les sitúa en una posición de ventaja por los conocimientos en áreas básicas, sino también en las notas medias de bachillerato, toda vez que con una mejor situación académica es previsible que obtengan mejores calificaciones.

 

Por otro lado, en segundo curso de Bachillerato, los alumnos que no hayan de recibir enseñanzas de religión dedicarán esas horas al estudio en la biblioteca del centro o en el espacio que el centro considere más adecuado.

 

a) Del tenor del párrafo anterior se deduce una discriminación para los alumnos que opten por la enseñanza de la Religión, toda vez que aquellos alumnos que, libremente, no optan por ella tendrán horas de estudio que significará un avance en los estudios de bachillerato.

 

La dedicación al estudio de estos alumnos en las horas lectivas en que se imparta la Religión conlleva que las clases de Religión se pongan a primera o última hora de la jornada lectiva, con lo cual los alumnos podrán o no asistir al centro y a ese estudio con el beneplácito de los padres.

 

b) A su vez, la omisión de una asignatura alternativa a la Religión supone quebrar el principio de igualdad de trato —artículo 14 de la Constitución— generador de discriminación para los alumnos que opten por la enseñanza de Religión, y una clara invitación a no escoger la opción por la Religión.

 

A su vez, la inexistencia de una alternativa a la asignatura de Religión en bachillerato supone una discriminación indirecta que sufren los profesores de Religión que, con absoluta seguridad, verán mermadas sus jornadas de trabajo (contratos laborales sujetos a modificación de jornada) con la falta de alumnos matriculados en la asignatura de Religión, porque estos alumnos cursarían una asignatura, como mínimo, con dos horas más semanales (entre ambos cursos de bachillerato) que el resto de alumnos que no optan por la asignatura, y que no les serviría (en caso de que la evaluación sea positiva) a efectos de acceso a otros estudios universitarios, ni en las convocatorias para la obtención de becas, ayudas al estudio y otras.

 

Esperemos que el tribunal sea sensible a nuestros argumentos y se haga justicia.

USIT-EP


martes, 20 de diciembre de 2022

Nota sobre la ordenación académica de la clase de Religión Católica de la CEE

Tiempos y destiempos en una negociación frustrada: obras son amores

 La CEE señala, a destiempo, que en la etapa de Bachillerato en aquellas Comunidades Autónomas en las que se penaliza al alumnado que elige la materia de Religión, que ve incrementada su carga lectiva semanal, este podría encontrarse en condiciones de discriminación. En tal caso, sería necesaria la defensa jurídica del derecho de estos alumnos.
 16.12.2022

 Hemos leído con curiosidad y sorpresa la «Nota sobre la ordenación académica de la clase de Religión Católica» publicada por la CEE en su Web el 14 de diciembre y recogida en la prensa. En ella se dice que les parece el momento oportuno para expresar una valoración desde la Comisión Episcopal con respecto a todo este proceso. Algo baldío, pues a «toro pasado» nula incidencia tendrá sobre las distintas regulaciones en la CCAA. 
Como preámbulo de la Nota, afirman que «En cuanto a lo regulado en la LOMLOE por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el ámbito de sus competencias, esta Comisión expresaba en anteriores notas que “nos hubiera gustado que la propuesta de la Conferencia Episcopal realizó al Ministerio de Educación en julio de 2020 hubiera encontrado acogida en los planteamientos legislativos y que se hubiese logrado un mejor acomodo de la clase de Religión en el sistema educativo”». Lo curioso es que desde la Abogacía del Estado nos dicen que todo el proceso ha sido pactado con la Conferencia Episcopal. Habría que saber hasta qué punto acordaron y hasta qué punto se opusieron, cómo y en qué... Falta trasparencia de estas reuniones. 
En el mismo escrito, después de lamentar la desaparición de la alternativa a la Religión, indican que les «genera preocupación la etapa de Bachillerato en aquellas Comunidades Autónomas en las que se penaliza al alumnado que elige la materia de Religión, que ve incrementada su carga lectiva semanal y que podría encontrarse así en condiciones de discriminación. En tal caso, sería necesaria la defensa jurídica del derecho de estos alumnos.» Es aquí donde viene nuestra sorpresa, al leer que «sería necesaria la defensa jurídica del derecho de estos alumnos», pues no conocemos que la CEE ni otros, excepto USIT-EP, hayan impugnado los reales decretos del MEYFP o de las CCAA en el plazo indicado en su norma reguladora, es decir, el del artículo 46.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, que «será de dos meses contados desde el día siguiente al de la publicación de la disposición impugnada...». Los profesores de Religión, individualmente, no están legitimados para acudir a los tribunales y las organizaciones que sí están legitimadas tienen el plazo indicado. 
Pero la sorpresa aumenta pues ya en abril de 2022, nos dirigimos al presidente de la CEE una vez publicados los reales decretos sobre educación infantil, primaria y secundaria, en cuyos Anexos IV de ambos textos se dispone el horario escolar, expresado en horas, correspondiente a las enseñanzas mínimas para la Educación Secundaria Obligatoria. La enseñanza de la Religión se hace acreedora de 1 hora semanal en todas las etapas y niveles, con una pérdida evidente para la asignatura y, consecuentemente, de jornadas de los docentes de Religión. No desconocemos la jurisprudencia que permite señalar como mínimo ese horario, como tampoco desconocemos que las CCAA podrían, en su caso, ampliarlo. Proponíamos que la Conferencia Episcopal debería hacer una propuesta horaria pública a tenor del currículo de Religión en las distintas etapas que, en su caso, podría defenderse ante los Tribunales, toda vez que las SSTS (sala de lo contencioso-administrativo) de 20 y 21 de marzo de 2018 (recursos de casación números 1430 y 1432/2017), afirman: 
   «No se trata, en efecto, de si una asignatura o materia se enseña durante más o menos horas sino de si las que se le asignan en la programación o en el currículo escolar son las necesarias para impartirla adecuadamente». 
Nadie mejor que quien ha confeccionado el currículo para sostener la necesidad de un horario. Solo se nos contestó, sin grandes miras, que era competencia del Ministerio de Educación. Desde USIT-EP, fieles en nuestra defensa del colectivo de profesores de Religión, hemos impugnado los reales decretos del MEYFP que se sustancia ante el Tribunal Supremo. A su vez, en la Comunidad de Madrid, hemos anunciado el recurso Contencioso Administrativo contra el decreto de bachillerato, con fecha 7 de septiembre de 2022, y estamos a la espera de que se nos remita el expediente para formalizar la demanda contenciosa; expediente que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya ha pedido a la Comunidad en dos ocasiones. 

En definitiva, obras son amores...

lunes, 12 de septiembre de 2022

Debida atención educativa en 1º de bachillerato

 

Unión Sindical Independiente de Trabajadores - Empleados Públicos

C/ Bravo Murillo 39 (E), Escalera 50

Local sindical - 28015 Madrid

 http://usitep.es • usitep@usitep.es

        Teléfono 91 594 55 60 y 609078464

 

Madrid, 12 de septiembre de 2022

 Estimadas/os compañeras/os:

 Como bien sabéis ha entrado en vigor la LOMLOE y con ella la disposición adicional primera sobre enseñanzas de Religión. Este nuevo curso se han implantado en los cursos impares, es decir, que ha entrado en vigor para 1º de bachillerato.


El Decreto, en la citada disposición, dice:


«3. En primer curso de Bachillerato, los centros docentes, de conformidad con los criterios que determine el titular de la Consejería competente en materia de Educación, desarrollarán las medidas organizativas para que los alumnos que no hayan optado por las enseñanzas de religión reciban la debida atención educativa, de modo que la elección de una u otra opción no suponga discriminación alguna. Estas medidas se desarrollarán mediante la realización de un proyecto que será significativo y relevante. Estos proyectos serán evaluados y calificados, aunque no computarán a efectos de promoción y titulación, ni para calcular la nota final de la etapa. Los centros docentes incluirán estas medidas en su proyecto educativo de centro


Ello significa, en nuestra opinión, lo siguiente:


1. La debida atención educativa debe contar con los criterios que determine el titular de la Consejería de Educación. No se debería impartir lo que algún profesor/a se le antoje. Pedid los criterios en la CCP.

2. Desconociendo qué significa que las «medidas se desarrollarán mediante la realización de un proyecto que será significativo y relevante», solicitad información sobre ello.

3. «Los centros docentes incluirán estas medidas en su proyecto educativo de centro.» Pedid que conste en el proyecto de centro y que se adecue a lo que se está realmente haciendo. 

Si hay problemas solicitad una entrevista con el inspector del centro para explicarle la situación. Si cada uno defiende la asignatura de Religión exigiendo que se cumpla la norma para aquellos que no optan por ella, minimizaremos la pérdida de alumnado. 


Podéis mandarnos el «proyecto educativo de centro».


Un cordial saludo,

                                            

                                                      USIT-EP


viernes, 1 de julio de 2022

Tete, entrenador de moda en el fútbol sala y profesor de Religión: «No dudo en hablarles de Dios»

José Antonio Borrego, más conocido como Tete, es en estos momentos y sin ningún género de dudas el entrenador de moda en el fútbol sala. Con el UMA Antequera, club semiprofesional formado en su gran mayoría por universitarios malagueños, ha conseguido dos hitos increíbles: ganar la Copa del Rey y además ascender a la primera división, donde España es la gran potencia.

Tete ha logrado este éxito entrenando por las tardes y por las mañanas trabajando en su otra gran pasión: como profesor de Religión en dos colegios públicos de Málaga. Y es que Tete es un católico convencido y declarado. En su perfil de Twitter se define: “amo a mi familia. Exjugador profesional e internacional de fútbol sala y entrenador del UMA Antequera. Cristiano y profesor de Religión. Dios te ama”.

Hace unas semanas confesaba al semanario Alfa y Omega: “Soy cristiano católico y practicante, y vivo la fe con mi mujer en las comunidades neocatecumenales”.

Tras una larga trayectoria como jugador en varios equipos hace unos años volvió a Málaga y desde la Universidad de Málaga le animaron a retomar los estudios que aparcó cuando se hizo profesional. “Terminé la carrera de Educación Física y luego completé la especialidad de Religión, porque me ilusionaba mucho ser profesor de esta asignatura”, comentaba.

Tete ha logrado ganar la Copa del Rey y ascender al Antequera a primera división.

Vive con naturalidad su fe incluso en su faceta como entrenador: “mis jugadores conocen mis valores y hacen las típicas bromas sobre eso de vez en cuando pero cuando alguno se lesiona o pasa por dificultades no dudo en hablarles de Dios, porque sé por experiencia propia que Dios ayuda, y así se lo transmito".

Y lo mismo hace en las clases de Religión por la mañana. “Veo que muchos chicos hoy están vacíos y sin valores, y por eso creo que más que nunca es necesario que tengan esa referencia de la religión y de Dios. Es algo que tiene que ver con la vida y con la propia historia de nuestra civilización”. Por ello, ve “imprescindible” que exista esta asignatura, pues “para muchos niños, la Religión es el único contacto que tienen con todo lo que tiene que ver con Dios en su vida”.

En una conversación con la diócesis de Málaga, Tete habla de la importancia de la oración en su vida y en la de su familia. “La oración me da paz. No podría vivir sin rezar. Lo encuentro necesario tanto en los momentos de dificultad, porque me da tranquilidad y me hace ver lo verdaderamente importante, como en los momentos buenos, porque hay que dar siempre gracias a Dios por todo lo que nos regala”, explica.

En su opinión, la oración “es el mejor calmante para el dolor y la mejor vitamina para afrontar las adversidades de la vida. Además cuando eres capaz de conectar en la oración te inunda una inmensa felicidad que sólo lo puede explicar quién lo ha vivido alguna vez. ¿Y cómo se experimenta eso? Pues rezando mucho”.

Como profesor asegura tener la suerte de “rezar cada vez que comienzo una clase con mis alumnos/as. En mi familia solemos rezar juntos por la noche antes de dormir y damos siempre gracias a Dios cuando nos reunimos en torno a la mesa”.

Mientras tanto, en el deporte, reconoce que la fe le “ayuda a discernir a la hora de tomar decisiones y me da tranquilidad cuando las cosas no marchan como a mí me gustaría. También te hace tener los pies en el suelo ya que mi fe hace que valore lo realmente importante de la vida”.