martes, 31 de enero de 2017

El TSJEx falla contra la Junta de Extremadura por el horario de Religión en ESO y Bachillerato

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha fallado en contra del Gobierno regional por el reparto de las horas de la asignatura de Religión en el currículo de ESO y Bachillerato.
El TSJEx ha estimado el recurso presentado por la Asociación de Padres de Extremadura Escuela Pública Educación Integral (Apadex).
En los fundamentos de derecho, la sentencia considera "discriminatorio" que se haya reducido el 50 % de la asignatura en ESO y se haya quedado en una hora semanal, lo que no ocurre con otras materias denominadas "específicas".
De esta forma, a juicio del alto tribunal extremeño, incumple la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) en lo relativo a los acuerdos del Estado español con la Santa Sede.
También considera que la libre libertad de elección "no queda garantizada" en Bachillerato porque el alumno que elija Religión "forzosamente" debe optar por Ética y Ciudadanía u otra específica, por lo que se ve "obligado" a cursar una hora semanal más que los estudiantes que no cursen esta asignatura.
Además, según la Lomce, dice la sentencia, aunque las administraciones educativa y los centros de enseñanza públicos tienen un margen de libertad a la hora de ofertar las asignaturas específicas de Bachillerato, están "obligados" a incluir en ella la Religión tanto en primero como en segundo de esta etapa.
Debido a las "dudas de derecho" que plantea el caso, el TSJEx no impone costas a la parte demandada.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, ha anunciado que interpondrán un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.
A su juicio, el Gobierno regional cumple la ley de educación y no vulnera los acuerdos con la Santa Sede.
Gil Rosiña ha aseverado que la Junta de Extremadura no hizo este decreto "contra la Religión".
Este recurso es uno de los tres que se presentaron contra la regulación de la asignatura de Religión en el currículo de ESO y Bachillerato.
El alto tribunal extremeño falló ya a favor de la Junta al desestimar el recurso contencioso administrativo presentado por los tres obispados extremeños, cuyo fallo está recurrido.
El Arzobispo de Mérida-Badajoz y los obispados de Coria-Cáceres y Plasencia consideran que la norma "lesiona" tres derechos fundamentales recogidos en la Constitución Española.
El de los padres para que sus hijos reciban formación religiosa y moral de acuerdo a sus convicciones, a la libertad religiosa y de culto, y a la igualdad y no discriminación.
El tercer recurso pendiente de resolver por parte del TSJEx fue presentado por una asociación de docentes.

lunes, 30 de enero de 2017

Noticias falsas: aún queda mucho por hacer

Invitado: Enrique Dans.

(...)
El problema es indudablemente grave: según un reciente estudio de Stanford, la gran mayoría de los estudiantes no saben discernir cuando una noticia es falsa o esponsorizada: la absurda idea de que eran “nativos digitales” y que tenían de alguna manera internet metido en su pool genético ha llevado a muchos padres y educadores a una dejación de responsabilidad en este tipo de cuestiones, convirtiéndolos en una generación que carece de referencias válidas y de sentido crítico.
La tardanza de Facebook en hacer frente a este problema, debida fundamentalmente al miedo a que se relacionase con un sesgo en contra de ideologías conservadoras, llevó a que el ahora presidente Donald Trump pusiese en marcha una auténtica maquinaria de fabricación y dispersión de noticias falsas a varios de cuyos actores principales ha recompensado después con puestos en su gabinete, en una maniobra que según muchos observadores, pudo condicionar en gran medida el resultado de las elecciones y que, en caso de no tomar medidas, podría empeorar en el futuro tras el acceso a las urnas de una generación todavía más ingenua y confiada que las anteriores.
Los creadores de noticias falsas, por otro lado, también utilizan la tecnología para mejorar su producto: una aplicación basada en inteligencia artificial es capaz de recrear gestos y vocalizaciones sobre el vídeo de una persona, generando falsificaciones capaces de poner cualquier cosa en boca de cualquier personaje conresultados entre aterradoramente buenos o sencillamente mediocres, pero indudablemente capaces de llevar a engaño a muchos usuarios. Mientras compañías como Apple o Snapchat afirman no tener problemas con las noticias falsas debido a un control mucho mayor sobre las publicaciones que admiten en su red, ecosistemas más abiertos como Google o Facebook se ven obligados a trabajar con una amplia gama de señales que incluyen desde los patrones de popularización de las noticias hasta los reportes de los propios usuarios, en un esfuerzo por aislar ese tipo de noticias y castigar a sus autores mientras tratan de no poner en riesgo la pluralidad o de cerrar el paso a quienes cuestionen el pensamiento mayoritario.
El problema es indudablemente complejo. Si tras la primera campaña de Barack Obama vimos una proliferación de supuestos expertos en social media afirmando que podían ayudar a cualquier político a mejorar sus resultados, tras la campaña de Trump nos arriesgamos a ver aprendices de Steve Bannon, editor del panfleto ultraderechista Breitbart News, aspirando a puestos de asesoría estratégica en gabinetes de medio mundo. Nada que pueda o deba ser tomado a la ligera… y ahora, menos que nunca. Estamos indudablemente ante uno de los problemas más preocupantes y complejos de nuestros tiempos, y todavía queda mucho por hacer.

viernes, 27 de enero de 2017

Encuentro de Educadores Cristianos

Convocatoria del próximo Encuentro de Educadores Cristianos que celebraremos el próximo 11 de febrero.



domingo, 22 de enero de 2017

Podemos recurre a un bulo internetero para su nueva ofensiva anticatólica en el Congreso

Podemos: unos privilegiados atribuyendo privilegios a los demás
Anteayer Unidos Podemos anunciaba la presentación de una iniciativa para reclamar al Gobierno que dé un plazo de cinco años a la Iglesia Católica para que se autofinancie. Se puede leer aquí el resumen que ha hecho el diario de Ignacio Escolar, un medio muy afín a la coalición de ultraizquierda. La propuesta llama la atención, en primer lugar, porque actualmente la Iglesia Católica sólo recibe dinero de los contribuyentes que así lo deseamos. De hecho, cualquier contribuyente se puede negar a que la Iglesia Católica reciba ni un euro de sus bolsillos. Por el contrario, ese derecho de veto no lo tenemos hacia los partidos políticos como Podemos: estamos obligados a financiarlos sí o sí, aunque no les hayamos votado. En el colmo de la tomadura de pelo, Podemos asegura que esto es un privilegio de la Iglesia. ¡El mundo al revés!
Recurren a un bulo lanzado en 2011 por un grupo cristianófobo
Pero lo más chocante de la nota con la que Unidos Podemos ha anunciado esa proposición no de ley es que, según el diario de Escolar, la coalición de ultraizquierda afirma que “el Estado entrega a la Iglesia católica más de 10.000 millones de euros anuales entre aportaciones directas e indirectas”. Ya puestos a columpiarse, podrían haber añadido más ceros todavía a esa cifra, que carece de toda base real. ¿De dónde saca Podemos esa cifra? Pues de un bulo del grupo ultraizquierdista Europa Laica, lanzado por primera vez en 2011 con esa absurda cifra. Una cifra que subieron a 11.000 millones -elevándola de golpe en 1.000 millones, como si fuese calderilla- en 2012, para bajarla a 10.000 en 2014 y volver a subirla al año siguiente. El año pasado hice un detallado análisis del origen y las mutaciones que ha ido sufriendo este bulo, en el que con un absoluto desprecio por las más básicas nociones de contabilidad, se atribuye a la Iglesia Católica incluso el dinero de los conciertos que reciben colegios que no pertenecen a la Iglesia. Lo mismo hacen con las subvenciones destinadas a hospitales, comedores sociales, centros de ayuda de diverso tipo, etc. Europa Laica metió en el mismo saco cualquier subvención que recibiese una institución católica, aunque la haya recibido por ofrecer servicios igual que lo hacen otras instituciones y ONGs, pero con un matiz: el grupo de ultraizquierda se inventó sin más muchas cifras, tras reconocer que en buena parte de los conceptos es imposible saber cuál es el importe exacto.
Si eres católico y vas al médico, ¿eso es una ayuda del Estado a la Iglesia?
El extremo más hilarante del bulo de Europa Laica es que presentaba como ayudas a la Iglesia los “costos extras de fuerzas de orden público, bandas de música y servicios de limpieza para todo tipo de eventos religiosos”. Para que nos hagamos una idea, esto es como presentar como ayudas del Estado a la Iglesia lo que cuestan los servicios públicos que usamos a diario aquellos españoles que somos católicos (es decir, la mayoría). La falta de escrúpulos y de pudor de los autores del bulo queda en evidencia con una simple lectura mínimamente rigurosa que se haga de dicho documento. Ni siquiera han ocultado sus motivaciones y prejuicios. Estas cifras falsas fueron usadas por Europa Laica para afirmar que la Iglesia “es inmensamente rica”, como si alguien se metiese a cura o a fraile para enriquecerse. La bajeza del grupo de extrema izquierda ni siquiera se detenía a la hora de valorar la actividad de las ONGs más respetadas de España, como Cáritas. Europa Laica llegaba al extremo de asegurar que Cáritas hace “negocio” ayudando a parados, enfermos, ancianos y personas sin hogar, como si la labor de miles de voluntarios de la ONG católica, que ayudan a los demás con su tiempo libre y sin cobrar ni un céntimo, fuese una actividad con ánimo de lucro. No se puede ser más rastrero.
¿Cuáles serán los próximos bulos que colará Podemos en el Parlamento?
Europa Laica se jactó el año pasado de la cantidad de medios al que le colaron el bulo, la amplia mayoría de ellos medios de izquierda y ultraizquierda cuya hostilidad hacia la Iglesia Católica les lleva a dar pábulo a cualquier patraña cristianófoba, por insostenible que sea. Ahora la organización cristianófoba se estará frotando las manos ante el apoyo recibido por Podemos a su bulo. Con la decisión del partido morado, se abre la barra libre para que cualquier bulo se convierta en una proposición de ley. Próximamente podríamos ver a los diputados podemitas presentando iniciativas como las siguientes:
Desde el momento en que se permite a un partido político incluir bulos como argumentos para iniciativas parlamentarias, todo puede pasar. Y cuando hablamos de un partido que ha decidido convertir el Congreso en un circo, más todavía. Desde luego, que nadie espere una rectificación de esta gente. Si cuela, pues cuela. La verdad les importa un pimiento. Si hay que mentir, se miente sin pestañear. La ideología marxista de Podemos se ha caracterizado siempre por entender la verdad como algo que se debe deformar, pervertir y manipular en aras del poder. Si aún hay alguien que no se ha dado cuenta de lo que significa ser gobernado por gente con esa mentalidad, que pregunte en cualquiera de los países que ha sufrido el cáncer ideológico del comunismo.

miércoles, 18 de enero de 2017

El Supremo reconoce los sexenios de los profesores de Religión de Secundaria

USIT EP fué el primero en conseguirlo.

El Supremo reconoce los sexenios de los profesores de Religión de Secundaria

 La Sala de lo Social del Tribunal Supremo (TS) ha estimado la demanda presentada por el sindicato CSIF, a la que posteriormente se adhirieron UGT, CCOO, ANPE, Apprece y USO, contra la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, de la que depende el profesorado andaluz de Religión que imparte clases en centros de Educación Secundaria, reconociendo en este sentido el derecho del mismo al devengo y retribución del complemento específico para la for ...

Leer mas: http://www.europapress.es/andalucia/noticia-ts-reconoce-sexenios-profesores-religion-secundaria-20170117143703.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

domingo, 15 de enero de 2017

Carta del Papa Francisco a los jóvenes:

Queridos jóvenes,

Tengo el agrado de anunciarles que en el mes de octubre del 2018 se celebrará el Sínodo de los Obispos sobre el tema «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». He querido que ustedes ocupen el centro de la atención porque los llevo en el corazón. Precisamente hoy se presenta el Documento Preparatorio, que les ofrezco como una "guía” para este camino.

Me vienen a la memoria las palabras que Dios dirigió a Abrahán: «Vete de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostraré» (Gen 12,1). Estas palabras están dirigidas hoy también a ustedes: son las palabras de un Padre que los invita a "salir” para lanzarse hacia un futuro no conocido pero prometedor de seguras realizaciones, a cuyo encuentro Él mismo los acompaña. Los invito a escuchar la voz de Dios que resuena en el corazón de cada uno a través del soplo vital del Espíritu Santo.

Cuando Dios le dice a Abrahán «Vete», ¿qué quería decirle? Ciertamente no le pedía huir los suyos o del mundo. Su invitación fue una fuerte provocación para que dejase todo y se encaminase hacia una tierra nueva. Dicha tierra, ¿no es acaso para ustedes aquella sociedad más justa y fraterna que desean profundamente y que quieren construir hasta las periferias del mundo?

Sin embargo, hoy, la expresión «Vete» asume un significado diverso: el de la prevaricación, de la injusticia y de la guerra. Muchos jóvenes entre ustedes están sometidos al chantaje de la violencia y se ven obligados a huir de la tierra natal. El grito de ellos sube a Dios, como el de Israel esclavo de la opresión del Faraón (cfr. Es 2, 23).

Deseo también recordarles las palabras que Jesús dijo un día a los discípulos que le preguntaban: «Rabbí [...] ¿dónde vives?». Él les respondió: «Venid y lo veréis» (Jn 1,38). También a ustedes Jesús dirige su mirada y los invita a ir hacia Él. ¿Han encontrado esta mirada, queridos jóvenes? ¿Han escuchado esta voz? ¿Han sentido este impulso a ponerse en camino? Estoy seguro que, si bien el ruido y el aturdimiento parecen reinar en el mundo, esta llamada continua a resonar en el corazón da cada uno para abrirlo a la alegría plena. Esto será posible en la medida en que, a través del acompañamiento de guías expertos, sabrán emprender un itinerario de discernimiento para descubrir el proyecto de Dios en la propia vida. Incluso cuando el camino se encuentre marcado por la precariedad y la caída, Dios, que es rico en misericordia, tenderá su mano para levantarlos.

En Cracovia, durante la apertura de la última Jornada Mundial de la Juventud, les pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y ustedes exclamaron juntos a gran voz «¡sí»”. Esa es una respuesta que nace de un corazón joven que no soporta la injusticia y no puede doblegarse a la cultura del descarte, ni ceder ante la globalización de la indiferencia. ¡Escuchen ese grito que viene de lo más íntimo! También cuando adviertan, como el profeta Jeremías, la inexperiencia propia de la joven edad, Dios los estimula a ir donde Él los envía: «No les tengas miedo, que contigo estoy para salvarte» (Jer 1,8).

Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro. También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores. San Benito recomendaba a los abades consultar también a los jóvenes antes de cada decisión importante, porque «muchas veces el Señor revela al más joven lo que es mejor» (Regla de San Benito III, 3).

Así, también a través del camino de este Sínodo, yo y mis hermanos Obispos queremos contribuir cada vez más a vuestro gozo (cfr. 2 Cor 1,24). Los proteja María de Nazaret, una joven como ustedes a quien Dios ha dirigido su mirada amorosa, para que los tome de la mano y los guíe a la alegría de un ¡heme aquí! pleno y generoso (cfr. Lc 1,38).

Con paternal afecto,

FRANCISCO

Vaticano, 13 de enero de 2017

viernes, 13 de enero de 2017

Más Platón y menos Dora, la exploradora

Estudiantes de una universidad británica exigen sacar del programa a varios filósofos por "blancos y colonialistas"

En la Universidad de Londres, el sindicato de estudiantes de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos ha exigido que desaparezcan del programa filósofos como Platón, Descartes o Kant. Por racistas y colonialistas. En su escrito, el sindicato se refiere a estos —y a otros personajes históricos— como “filósofos blancos”. Además, demanda que sean estudiados únicamente si el alumno lo solicita y siempre poniendo su pensamiento “en el contexto”. Por ejemplo, los filósofos de la Ilustración deben ser explicados —y desacreditados— junto a su “contexto colonial”.

Resulta paradójico que en una universidad —que se supone es, entre más cosas, el lugar donde todas las ideas fluyen, se confrontan y permiten el surgimiento de otras nuevas— haya quien prohíba mostrar ideas de pensadores que, guste o no, han conformado el mundo en que vivimos. Más paradójico todavía es que esta reivindicación se base en una especie de... ¿antirracismo racista? ¿Qué tienen en común Platón y Descartes? Que son blancos. Bueno, ojo con Platón. Si apareciera hoy en un aeropuerto europeo con su verdadero aspecto probablemente sería deportado. Y que son colonialistas. Es decir, para estos alumnos nada ha cambiado entre la Atenas del siglo IV antes de Cristo y la Francia del XVII. Al parecer, además de la Filosofía, tienen problemas con la Historia.

Pero la cuestión no es esa. En una época donde a la mentira le llamamos “posverdad” y al totalitarismo social “corrección política”, no es difícil quedar a expensas de un grupo —por pequeño que sea— organizado y dispuesto a imponer cualquier disparate ante una mayoría aterrorizada de que la etiqueten si se le ocurre oponerse. Resulta obvio que ningún personaje histórico resiste cinco minutos un análisis con los ojos de hoy en día. Por ejemplo, Platón perseguía a sus alumnos para enseñarles algo que no es precisamente el mito de la caverna.

Luego viene el fenómeno snowflake student (estudiante copo de nieve). No solo tengo derecho a elegir asignaturas, sino los contenidos de estas. Y aunque no tengo ni idea —ni quiero tenerla—, puedo arrinconar a quien sea para exigir que ni me mencione contenidos que desafíen lo que pienso, alegando que son “ofensivos”. Ahí tenemos lo ocurrido en la Universidad de Glasgow, donde se previene a los estudiantes de Teología —atención, Teología— de que las imágenes de la crucifixión pueden resultarles “incómodas”. Si esto sigue así, van a terminar incluyendo en la guía docente Dora, la exploradora.

En estos tiempos del “arden las redes sociales”, uno de los últimos reductos de pensamiento libre y reflexivo es la Universidad. Lo que suceda en esa institución ad intra —perdón por el uso del latín imperialista— resulta crucial para conformar la sociedad de los próximos años. Si la Universidad también cae en manos de la nueva inquisición del totalitarismo ofendido apoyado por los indignados de guardia en las redes sociales —inquisición que ya deja sentir su larga mano en otros ámbitos—, tal vez sea mejor cantar como Javier Krahe: “Pero dejadme, ay, que yo prefiera la hoguera, la hoguera, la hoguera”.

miércoles, 11 de enero de 2017

El indignante vídeo de los escolares holandeses obligados a rezar en una mezquita

EN GHULZAR E MADINA, EN ZWOLLE, QUE ESTÁ INVESTIGADA TRAS EL PASO POR LA MISMA DE CLÉRIGOS RADICALES AFGANOS

Los cabreados padres piden cambios urgentes en los planes de estudios de alumnos de primaria

Los padres están que trinan, y con motivo. El vídeo que acompaña a estas líneas -grabado hace unos meses- se ha convertido en viral, y da cuenta de cómo se las gastan algunos educadores en Holanda, donde la integración parece que camina del revés.
La información, publicada en primera instancia por 'Express', da cuenta de una especie de clase del islam donde los potagonistas son unos niños y niñas holandeses de primaria, a quienes llevan entre risas a la mezquita Ghulzar e Madina, en Zwolle, un lugar bajo lupa ya que por la misma pasaron clérigos radicales afganos. No en balde entre ellos estaba un tal M Anas Noorani Siddiqui, quien promovió la pena de muerte para aquellos que insultaran al profeta Mahoma.
En las imágenes se ve al Imán de la mezquita explicando a los jóvenes cómo rezan los musulmanes, con los niños y niñas separados a ambos lados de la habitación.
Harm Beertema, de 64 años, diputado del Partido por la Libertad de Geert Wilders, también hizo una llamada pública a los padres para que boicotearan las visitas a las mezquitas.
El padre de uno de los niños de la escuela ha afirmado que recientemente descubrió que su hijo "se vio obligado a cantar 'bienvenido, bienvenido refugiado" en lugar de canciones navideñas".
El plan de estudios holandés estipula que los niños tienen que "aprender los puntos principales sobre las religiones que juegan un papel importante en la multiculturalidad de la sociedad holandesa", según apunta 'La Gaceta Europea'.

martes, 10 de enero de 2017

Las incoherencias y falsedades de la ponencia de Educación del PP

La vicesecretaria de Estudios y Programas del Partido Popular, Andrea Levy, presenta este lunes la ponencia de Educación y Cultura que se debatirá en el Congreso del partido el próximo mes de febrero. 140 puntos dedicados a la innovación, al fomento de las nuevas tecnologías, a la cultura y a la educación. En este último capítulo, los populares anuncian la defensa de la libertad en el ámbito educativo y recuerdan el “derecho inalienable de los padres a ejercer su labor como primeros educadores de sus hijos” por lo que piden fomentar “la neutralidad ideológica en las aulas”. Una declaración de intenciones que choca frontalmente con las leyes aprobadas recientemente por gobiernos del Partido Popular en materia LGTB. Se trata de Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación y de la Ley de Protección Integral contra la Discriminación por Diversidad Sexual y de Género que vulneran, y mucho, la libertad de los padres en materia educativa.

Vamos a analizar qué dice el PP y qué dicen las leyes que aprueba el PP.

En el punto 49 de la Ponencia los populares se refieren a la Constitución Española, a la que califican de “base del pacto educativo en nuestro país”, y llaman a “trabajar por un modelo educativo basado en la libertad”. Más adelante, ya en el punto 71, el PP asegura tener como “principio fundamental y vertebrador” de su ideario la defensa de la libertad, un valor imprescindible para la educación. Ya de forma más concreta, el Partido Popular hace una detallada descripción de la aplicación de esa libertad en las aulas: “Nuestro deber es garantizar y ampliar las libertades educativas consagradas en la Constitución Española mediante un desarrollo armónico del derecho a la educación y a la libertad de enseñanza. La libertad es garantía de calidad”.

Y mientras, un repaso al preámbulo de la leyes vigentes en la Comunidad de Madrid evidencia la ausencia de coherencia porque Cifuentes impone en la Comunidad de Madrid un "nuevo marco normativo" y la discriminación positiva para el colectivo LGTB.

¿Y el papel de los padres? También lo tiene claro el PP: “Los padres son los primeros educadores de sus hijos (…) Ninguna administración puede pasar por encima de los padres para imponerles un modelo educativo. Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos y por ello tienen el derecho a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones, tal y como contempla el texto constitucional”. Pero, ¿qué dice la Ley Cifuentes? Que la "Estrategia integral de educación y diversidad sexual" deberá imponerse "en todos los niveles educativos" y "será de obligado cumplimiento para todos los centros". ¿Libertad?

Más preguntas. ¿Qué dice el PP sobre educación e ideología?: “Desde el respeto al derecho inalienable de los padres a ejercer su labor como primeros educadores de sus hijos, debemos abogar por la neutralidad ideológica en las aulas”. Mientras, la Ley de los populares en Madrid contempla "incorporar la realidad lésbica, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual en los contenidos transversales de formación de todo el alumnado".

La ‘Estrategia integral de educación y diversidad sexual e identidad o expresión de género’ estipula que los centros educativos deben llevar a cabo “acciones de fomento del respeto de una cultura de la tolerancia y la no discriminación de las personas basada en la orientación sexual e identidad o expresión de género” que incluye, por ejemplo, celebrar fechas conmemorativas como el día del orgullo gay. Además, las leyes llaman a “transformar” los contenidos educativos que impliquen discriminación o violencia física o psicológica basadas en la identidad o expresión de género en los colegios, “tanto públicos como concertados”. La pregunta aquí es la siguiente: ¿Qué se entiende por discriminación? ¿Lo sería una clase de religión?

Y la repuesta la tenemos en la multa con que la Comunidad de Madrid sancionó al directo del colegio concertado Juan Pablo II por criticar la ideología de género. 1000 euros y amenaza de retirar el concierto porque Carlos Martínez escribió “qué barbaridad prescindir de la verdad natural del hombre y del derecho inalienable de los padres a la educación de los hijos! ¡Qué dogmatismo acusar de discriminación a quien piensa diferente! ¡Qué despropósito pretender imponer una ideología a fuerza de sanciones! La mentira siempre tiene miedo a la luz de la verdad y al contraste de las ideas. El parecido con el fanatismo terrorista es inquietante”.

Si por escrito -y en su ponencia- el PP defiende "la libertad de elegir" como "consustancial al ser humano", la consejería de educación de la Comunidad de Madrid opta más por la sanción. ¿Dónde queda la libertad que defiende el PP?

sábado, 7 de enero de 2017

“Europa dejará de serlo si se centra en lo económico y repudia el cristianismo”

Parafraseando a Ortega se podría decir que la claridad es la cortesía del historiador, singularmente de alguien como Fernando García de Cortázar. Acaba de reeditar uno de sus clásicos –junto con el historiador José Manuel González Vesga-: 'Breve historia de España'.

Si hubiera que nombrar al Divulgador Mayor del Reino, sin duda que Fernando García de Cortazar (Bilbao, 1942) se llevaría la palma con todos los honores, al menos en su especialidad, la Historia.

Académico, catedrático de Historia Contemporánea, Premio Nacional de Historia, director de las Fundaciones Dos de Mayo y Vocento, este jesuita ilustrado ha dirigido medio centenar de tesis doctorales y es autor de más de 60 libros traducidos a varios idiomas. Muchos de ellos son meritorios compendios que, con un tono didáctico, tratan de enseñar Historia en comprimidos a un público amplio.

Desde Breve Historia de España hasta El siglo XX, diez episodios decisivos, pasando por Historia de España para dummies, Album de la Historia de España o Historia de España, de Atapuerca al euro.

Por otro lado, Cortázar es un paladín intelectual de la nación española, sometida a la doble amenaza del separatismo catalán y del vasco. El historiador sabe de lo que habla cuando critica las aristas más indeseables del nacionalismo vasco y sus complicidades con el terrorismo.

España como problema: parece que hoy en día muchos se han quedado en el problema y se han olvidado de España.
Ese es el drama de España, el que continuamente nos estamos flagelando o preguntando por lo que somos en lugar de trabajar por seguir haciéndonos, como ocurre en otros grandes países. Menos preguntas y más trabajo para reforzar lo más hondo de nuestra experiencia colectiva y evitar el ridículo vaciado de una cultura que permite reconocernos como proyecto esperanzado.
Debemos vigilar por dónde se están abriendo las costuras de nuestra convivencia y los muros de nuestra patria, puesta en riesgo por la impugnación de unos y la indolencia de otros.

¿De quién es hija España: de los Reyes Católicos o del pueblo que se echa a la calle en 1808?
España es hija de un enorme número de personajes: reyes, filósofos, poetas, exploradores. Muchos son los arquitectos y muchos más los albañiles en cuyas manos quedó la labor de configurar y defender lo que habría de ser la nación inacabada de nuestros días.

Pero concrete… ¿la toma de Granada, de la que se acaba de cumplir 525 años, o la Constitución de Cádiz?
Los Reyes Católicos, claro, – y antes, por supuesto, Alfonso VI de Castilla, Jaime I de Aragón… –, pero también, por ejemplo, los anónimos campesinos y pastores que poblaron las tierras desiertas de la Alta Meseta castellana y los valles al pie de los Pirineos. Carlos III, los reformistas ilustrados…


¿Y el 2 de mayo?
Y sin duda, el pueblo de 1808, ese coro tumultuoso, bestial y generoso, ingenuo y marrullero, despistado, intuitivo, manipulado, mezquino y tierno.

¿Mezquino?
Gigantesco siempre.

¿De qué parte de su Historia se siente vd. más orgulloso?
De las grandes creaciones de los siglos XVI y XVII. ¿Cómo no sentir admiración por un pintor como Velázquez, poetas como San Juan de la Cruz, Quevedo o Góngora, dramaturgos como Lope de Vega y Calderón de la Barca, o juristas y teólogos como Francisco de Vitoria y Francisco Suárez?

Y menos orgulloso…
De las guerras civiles.

La España de las tres culturas: cristiana, mora y judía ¿mito o realidad?
La España de las tres culturas puso alas a la creatividad humana, es cierto, pero fue en momentos puntuales – la Córdoba califal de Al-Hakam II, el reinado de Alfonso X –.
Por otra parte, cristianos, judíos y musulmanes siempre vivieron bajo la amenaza de los intolerantes, prueba de ello son los pogromos que se producen en este periodo o la gran hoguera que los juristas defensores de la dictadura de Almanzor hicieron con la gran biblioteca de Al-Hakam II.

¿Cree que Europa será Eurabia, como pronosticaba Oriana Fallaci?
Soy historiador, no profeta, pero lo veo altamente improbable.

Pero tal como están las cosas, ¿no está perdiendo su identidad?
En cualquier caso, Europa dejará de ser Europa si, centrándose exclusivamente en lo económico, termina repudiando su gran tradición cultural, basada en el humanismo cristiano, el reformismo social y el liberalismo político.

Los franceses tienen a Napoleón, pero nosotros tenemos a Carlos V.
Carlos V sugiere a la imaginación algo así como un alférez en torno al cual se produce el giro más espectacular que la historia de Europa ha conocido.

¿Tenía talla de genio político, de estratega, de humanista?
La talla eminente de su persona en la historia, se debe menos a su genio político – considerable sin imponer admiración – o a su genio militar – que se afirma todavía con más color y perfil sin por eso elevarlo al rango de gran capitán – que a su integridad, a su dignidad y a la envergadura de las ideas políticas que guiaron su conducta y que, por la índole de su destino, resultaron a la vez a la zaga y en vanguardia de su época. Porque este gran emperador fue al mismo tiempo el último de los herederos de Carlomagno y el precursor de los europeístas del siglo XX.

A LA GESTA DE ELCANO Y MAGALLANES ALREDEDOR DE LA TIERRA SÓLO SE PUEDE COMPARAR LOS VIAJES ESPACIALES

¿No le parece que la odisea real de Elcano deja pequeña a la imaginaria de Ulises?
De Elcano, y ¡Magallanes! Por supuesto. Las grandes hazañas de la humanidad tienen en la aventura de aquellos exploradores al servicio de Carlos V un referente esencial. Las crónicas de su tiempo llamaron a esa travesía alrededor del mundo “la gesta más asombrosa de la historia”. Y en mi opinión sólo pueden comparársele los viajes espaciales.

¿Y que Cortés o Pizarro son más magnos que Alejandro?
La aventura de los conquistadores españoles está a la altura, por sus peligros, por sus atrocidades y maravillas, a las grandes hazañas de Alejandro Magno, y por supuesto, excede en mucho a todo lo que soñaron “los ciclos de Rolando y de Bretaña”.

Pero hoy en día quieren desprestigiarla y silenciarla…
El descubrimiento y la conquista de América fue un hecho de tales proporciones que lo primero que produjo en Europa y España fue silencio, y así nos encontramos con que el hecho más importante de la historia planetaria en los últimos siglos apenas fue advertido en su magnitud por los hombres de letras de la época.


¿Por qué nos avergonzamos de un pasado tan glorioso?
Lope de Vega decía en el siglo XVII : “¡Oh patria …cuántos sucesos y victorias grandes pues que tienes quien las haga ¿por qué te falta España quien lo diga”. Esto mismo ocurre en el siglo XXI: que no cantamos las baladas de nuestra nación y que nos hemos creído las barbaridades que se han dicho de nosotros desde el extranjero. Somos el país de Europa al que más le preocupa la opinión foránea que se tiene de él.

Por el contrario, Gran Bretaña es el que menos está pendiente de lo que se dice fuera de sus fronteras.
Y lo que han dicho de nosotros ha sido de todo menos bonito…
La Leyenda Negra nos ha hecho mucho daño, pero hay que reconocer que ha prendido con fuerza por la propia autocrítica flagelante y masoquista que históricamente nos ha caracterizado. Siempre se dice que la historia la hacen los ganadores. Sin embargo, en España parece que la hacen los perdedores.

¿Cómo evitarlo?
La conciencia nacional, el amor a la patria y a sus símbolos hay que cultivarlos en los años de formación, como se cultiva la piedad en la infancia.

EN CUALQUIER OTRO PAÍS, FRANCISCO DE VITORIA, QUE PUSO LAS BASES DEL DERECHO INTERNACIONAL, SERÍA VENERADO COMO UN GENIO

El siglo fue de Oro no sólo por la literatura, sino por las contribuciones de España a Trento o al Descubrimiento, ¿podría explicarlo?
En el Concilio de Trento hay una nueva fundamentación de nuestra relación con Dios, y los teólogos españoles, frente a la Omnipotencia divina, defienden la autonomía del ser humano, que no es simplemente una criatura sumisa. Esa idea del hombre es la que cuaja después en las ideas de la Ilustración.
En cuanto a América, su descubrimiento presenta la pregunta: los habitantes de ese territorio ignoto, ¿tienen los mismos derechos que nosotros? Es impresionante la respuesta que da la Escuela de Salamanca en el siglo XVI. Francisco de Vitoria, en cualquier otro país, sería venerado como un genio, porque es quien pone las bases del derecho internacional.

Pero en Ciencia perdimos pie frente a la Europa protestante: ¡que inventen ellos! decía Unamuno.
Es cierto. La historia de España, como todas las historias de la historia, está hecha de luces y sombras. Y este de la ciencia, que tiene que ver con la libertad de pensamiento, es un capítulo repleto de sombras. La España cosmopolita de Carlos V se hunde cuando aparecen los primeros brote de protestantismo. Y así, mientras la Inquisición corta por lo sano cualquier conato de rebeldía cultural, la Península se aleja de la revolución científica y tecnológica que se inicia en el continente.

¿Los planes de estudio escolares parecen hechos por los peores enemigos de España…?
El verdadero peligro es que la historia, como la filosofía, desaparezcan en los planes de estudio. Hablo de la historia seria, no de las tergiversaciones nacionalistas o localistas. “Abolid el estudio de la historia” advertía Voltaire a sus contemporáneos, “y veréis probablemente una nueva noche de San Bartolomé en Francia y un nuevo Cromwell en Inglaterra”.

LOS LOCALISMOS DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS SON LA CARCOMA DE LA HISTORIA MODERNA DE ESPAÑA

Tergiversaciones como los localismos de las comunidades autónomas…
Los localismos son la carcoma de la historia moderna de España.

¿España sería España sin la burguesía, la industria y las bancas catalana y vasca?
No, pero al revés tampoco. Es decir, la burguesía la industria y las bancas vasca y catalana no serían lo que son sin España.

Usted llevó escolta durante 11 años en el País Vasco, ¿qué le parece la pretensión de Otegi de ser lehendakari?
La pretensión de Otegi, un disparate. Pero peor aún me parecen las voces que defienden o amparan el derecho a tal iniciativa, reflejo del envilecimiento moral que atraviesa España.

El nacionalismo se cura ¿viajando, leyendo o dejando de recibir dinero del Estado central?
Tal vez con una combinación de las tres.

Usted ha escrito, entre otros, Breve historia de España, Breve historia de la cultura de España, Pequeña historia de los exploradores… ¿tanta brevedad debe costar un esfuerzo ímprobo?
La síntesis es un arte complejo y exigente. Pero yo siempre he pensado, con Voltaire, que el secreto para no aburrir consiste en no contarlo todo.

LOS HISTORIADORES NO SOLO DEBEMOS SABER QUÉ COSAS OCURRIERON EN EL PASADO SINO QUE TAMBIÉN TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE SABER CONTARLAS, ESCRIBIR CON AMENIDAD

¿Se considera más un divulgador que investigador?
Yo siempre he creído que la historia debe buscar al público. La historia es una necesidad social. Y es justamente por esa razón por la que los historiadores no solo debemos saber qué cosas ocurrieron en el pasado sino que también tenemos la obligación de saber contarlas, escribir con amenidad y utilizar todos los recursos literarios a nuestro alcance.
Y más en un país como el nuestro, donde los esfuerzos por consensuar unos contenidos mínimos del pasado tropiezan con quienes conciben la historia de España como una invención, donde cada territorio, cada Comunidad Autónoma, se ha dedicado a inventar un ayer separado y enfrentado al de su vecino y donde políticos de todos los colores ponen el énfasis en una visión extremadamente dramática y pesimista, haciendo buena la tesis de la excepcionalidad – como si países como Francia, Gran Bretaña o Alemania no hubieran conocido crisis de violencia y dramatismo extraordinarios.

Tiene dos novelas de éxito, Tu rostro con la marea y recientemente Alguien heló tus labios, las dos históricas. ¿Hacer literatura es hacer historia por otros medios?
En mi caso, sí. La ficción me permite llegar a terrenos vedados al historiador: ofrece la posibilidad de entrar en el interior de los personajes, en sus pasiones, en sus sentimientos. La ficción es una maravillosa herramienta para atravesar la dura epidermis de los hechos y explorar el alma de los personajes históricos.

¿La ficción lo permite todo o debe haber límites?
No todo vale. El juego de la ficción tiene unas reglas cuando se trata de hechos y personajes históricos: aprenderlo todo, leerlo todo, informarse de todo. Y simultáneamente, atender a lo más duradero, a lo más esencial que hay en nosotros, las emociones, como puntos de contacto con esos hombres o mujeres, para no caer en el exotismo o en el cartón piedra.

¿Qué ha pretendido con Alguien heló tus labios, recorrido por la España del XVI al XVIII ¿curarnos contra el pesimismo que recorre nuestra Historia?
Alguien heló tus labios comienza en 1814. Napoleón ha sido derrotado, y entre los restos de un Madrid harapiento dos viejos amantes desgranan sus recuerdos y recorren, tras la memoria de sus antepasados, algunas de las páginas más decisivas de la España de los Austrias y de los primeros Borbones.
Personajes históricos – como Felipe II, Felipe IV, Antonio Pérez, el Almirante de Castilla, Goya… – y acontecimientos históricos – la guerra de Flandes, las Alteraciones de Aragón, las intrigas contra el conde-duque de Olivares, el motín de los gatos o de Oropesa , los fusilamientos del dos de mayo – se mezclan con hechos y vidas imaginarias en una novela con la que he querido evocar tres siglos de la historia de España, desde el momento en que Madrid es elegida capital hasta la invasión napoleónica y el triunfo del absolutismo fernandino.

¿Cómo se ha documentado para escribir este libro?
Aunque sea una novela, y la imaginación sea la señora de la casa, el rigor debe ser el ama de llaves. Describir los escenarios, lugares y personajes que aparecen en Alguien heló tus labios me ha exigido un esfuerzo de investigación extraordinario. No sólo sentado en la fría sala de una biblioteca sino trasladándome a muchos de los lugares donde se sitúa el argumento, para poder escribir desde la experiencia vivida.
Desde El Escorial, residencia favorita de Felipe II en sus últimos años, o el Palacio de la Aljafería, en Zaragoza, donde la Inquisición tuvo preso a Antonio Pérez, hasta el convento de San Plácido – donde se producen los hechos misteriosos que llevaron a Villanueva a los calabozos de la Inquisición – la villa de Toro – último destierro del conde duque de Olivares – o el Palacio Arzobispal de Toledo – alojamiento de Carlos II y Mariana de Neoburgo durante sus estancias en la vieja ciudad del Tajo.

La novela describe intrigas y corruptelas del poder, la acción implacable de la Inquisición, los anhelos de reforma… No me resisto a preguntarle, ¿no aprendemos de la historia?
Alguien heló tus labios acompaña al lector en su recorrido de tres siglos por una España poderosa primero, declinante después y por último recién salida de seis años de ocupación francesa. Los siglos XVI, XVII y XVIII son mundos diferentes, lo son entre sí y mucho más si se comparan con la España de hoy.
Hay, eso sí, problemas heredados – el territorial, por ejemplo – y sobre todo eternos del alma humana, que bajo rostros diferentes, hallamos en cualquier época: el fanatismo, la impostura, el amor con su doble faz de salvación y condena, la lealtad y la traición, la búsqueda de la verdad, la corrupción y los anhelos de reforma.

El libro rezuma en muchos momentos pesimismo. ¿Es el suyo?
Hay pesimismo y desencanto. Pero no es mi pesimismo sino el de los personajes. Don Francisco de Quevedo, recién salido de su prisión en el convento de San Marcos, exclama: “Este lugar es el peor y más maldito del mundo. Todo es hambre, cohecho, terror. Yo, os lo confieso, estoy harto de ver mi siglo…”.
Dijo el poeta José Luis Hidalgo, que buscaba la fe: “Vivir es una herida por donde Dios se escapa”. Para algunos de los personajes de la novela, históricos o ficticios, vivir fue una herida por donde España, la monarquía de los Austrias o la de los Borbones, se derramaba.
Así el Conde-Duque de Olivares, que desterrado en Toro exclama: “¿Quién salvará a España si yo no puedo ya salvarla, si yo tengo que rendirme, impotente, ante la fuerza bruta de los enemigos de Dios? Los enemigos de Dios que Dios mira como amigos, mientras nos abandona…”. O Moratín, que le dice al marqués de Armillas, personaje de ficción: “Nuestra plebe está habituada a lamer la mano que la golpea y a morder la que trata de brindarle algún beneficio”.

LA HISTORIA DE ESPAÑA ME HA ENSEÑADO QUE LO QUE ACONTECE NO RESPONDE A UN DESTINO CIEGO SINO A LA VIRTUD O A LA PERVERSIDAD DE LOS HOMBRES

¿Qué le ha enseñado a vd. la historia de España?
Que lo que aconteció ayer y acontece hoy no responde a un destino ciego e inexorable, sino a la virtud, inteligencia y sabiduría de los hombres; y, por supuesto, a la perversidad, estupidez e ignorancia de esos mismos hombres.

¿Para qué aprender historia si ahora lo que el mercado laboral demanda son informáticos y geriatras?
Entre otras cosas, para protegerse de las mentiras que los políticos cuentan sobre ella.

domingo, 1 de enero de 2017

Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2017

Jornada mundial de la Paz 1 enero 2017

«La no violencia: estilo de una política para la paz»

1. Al comienzo de este nuevo año formulo mis más sinceros deseos de paz para los pueblos y para las naciones del mundo, para los Jefes de Estado y de Gobierno, así como para los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil.

Deseo la paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad. Especialmente en las situaciones de conflicto, respetemos su «dignidad más profunda»1 y hagamos de la no violencia activa nuestro estilo de vida.

Este es el Mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz. En el primero, el beato Papa Pablo VI se dirigió, no sólo a los católicos sino a todos los pueblos, con palabras inequívocas: «Ha aparecido finalmente con mucha claridad que la paz es la línea única y verdadera del progreso humano (no las tensiones de nacionalismos ambiciosos, ni las conquistas violentas, ni las represiones portadoras de un falso orden civil)».

Advirtió del «peligro de creer que las controversias internacionales no se pueden resolver por los caminos de la razón, es decir de las negociaciones fundadas en el derecho, la justicia, la equidad, sino sólo por los de las fuerzas espantosas y mortíferas».

Por el contrario, citando Pacem in terris de su predecesor san Juan XXIII, exaltaba «el sentido y el amor de la paz fundada sobre la verdad, sobre la justicia, sobre la libertad, sobre el amor».2 Impresiona la actualidad de estas palabras, que hoy son igualmente importantes y urgentes como hace cincuenta años.

En esta ocasión deseo reflexionar sobre la no violencia como un estilo de política para la paz, y pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos.

Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz.

Que la no violencia se trasforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas.

Un mundo fragmentado

2. El siglo pasado fue devastado por dos horribles guerras mundiales, conoció la amenaza de la guerra nuclear y un gran número de nuevos conflictos, pero hoy lamentablemente estamos ante una terrible guerra mundial por partes.

No es fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado, ni si los modernos medios de comunicación y la movilidad que caracteriza nuestra época nos hace más conscientes de la violencia o más habituados a ella.

En cualquier caso, esta violencia que se comete «por partes», en modos y niveles diversos, provoca un enorme sufrimiento que conocemos bien: guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente. ¿Con qué fin?

La violencia, ¿permite alcanzar objetivos de valor duradero? Todo lo que obtiene, ¿no se reduce a desencadenar represalias y espirales de conflicto letales que benefician sólo a algunos «señores de la guerra»?

La violencia no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos, de la gran mayoría de los habitantes del mundo. En el peor de los casos, lleva a la muerte física y espiritual de muchos, si no es de todos.

La Buena Noticia

3. También Jesús vivió en tiempos de violencia. Él enseñó que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano: «Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos» (Mc 7,21). Pero el mensaje de Cristo, ante esta realidad, ofrece una respuesta radicalmente positiva: él predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, y enseñó a sus discípulos a amar a los enemigos (cf. Mt 5,44) y a poner la otra mejilla (cf. Mt 5,39).

Cuando impidió que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores (cf. Jn 8,1-11) y cuando, la noche antes de morir, dijo a Pedro que envainara la espada (cf. Mt 26,52), Jesús trazó el camino de la no violencia, que siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad (cf. Ef 2,14-16).

Por esto, quien acoge la Buena Noticia de Jesús reconoce su propia violencia y se deja curar por la misericordia de Dios, convirtiéndose a su vez en instrumento de reconciliación, según la exhortación de san Francisco de Asís: «Que la paz que anunciáis de palabra la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones».3

Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia. Esta —como ha afirmado mi predecesor Benedicto XVI— «es realista, porque tiene en cuenta que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia y, por tanto, sólo se puede superar esta situación contraponiendo un plus de amor, un plus de bondad. Este “plus” viene de Dios».4

Y añadía con fuerza: «para los cristianos la no violencia no es un mero comportamiento táctico, sino más bien un modo de ser de la persona, la actitud de quien está tan convencido del amor de Dios y de su poder, que no tiene miedo de afrontar el mal únicamente con las armas del amor y de la verdad. El amor a los enemigos constituye el núcleo de la “revolución cristiana”».5

Precisamente, el evangelio del amad a vuestros enemigos (cf. Lc 6,27) es considerado como «la carta magna de la no violencia cristiana», que no se debe entender como un «rendirse ante el mal […], sino en responder al mal con el bien (cf. Rm 12,17-21), rompiendo de este modo la cadena de la injusticia».6

Más fuerte que la violencia

4. Muchas veces la no violencia se entiende como rendición, desinterés y pasividad, pero en realidad no es así. Cuando la Madre Teresa recibió el premio Nobel de la Paz, en 1979, declaró claramente su mensaje de la no violencia activa: «En nuestras familias no tenemos necesidad de bombas y armas, de destruir para traer la paz, sino de vivir unidos, amándonos unos a otros […]. Y entonces seremos capaces de superar todo el mal que hay en el mundo».7 Porque la fuerza de las armas es engañosa. «Mientras los traficantes de armas hacen su trabajo, hay pobres constructores de paz que dan la vida sólo por ayudar a una persona, a otra, a otra»; para estos constructores de la paz, Madre Teresa es «un símbolo, un icono de nuestros tiempos».8

En el pasado mes de septiembre tuve la gran alegría de proclamarla santa. He elogiado su disponibilidad hacia todos por medio de «la acogida y la defensa de la vida humana, tanto de la no nacida como de la abandonada y descartada […]. Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes —¡ante los crímenes!— de la pobreza creada por ellos mismos».9

Como respuesta —y en esto representa a miles, más aún, a millones de personas—, su misión es salir al encuentro de las víctimas con generosidad y dedicación, tocando y vendando los cuerpos heridos, curando las vidas rotas. La no violencia practicada con decisión y coherencia ha producido resultados impresionantes.

No se olvidarán nunca los éxitos obtenidos por Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial. En especial, las mujeres son frecuentemente líderes de la no violencia, como, por ejemplo, Leymah Gbowee y miles de mujeres liberianas, que han organizado encuentros de oración y protesta no violenta (pray-ins), obteniendo negociaciones de alto nivel para la conclusión de la segunda guerra civil en Liberia.

No podemos olvidar el decenio crucial que se concluyó con la caída de los regímenes comunistas en Europa. Las comunidades cristianas han contribuido con su oración insistente y su acción valiente. Ha tenido una influencia especial el ministerio y el magisterio de san Juan Pablo II.

En la encíclica Centesimus annus (1991), mi predecesor, reflexionando sobre los sucesos de 1989, puso en evidencia que un cambio crucial en la vida de los pueblos, de las naciones y de los estados se realiza «a través de una lucha pacífica, que emplea solamente las armas de la verdad y de la justicia».10 Este itinerario de transición política hacia la paz ha sido posible, en parte, «por el compromiso no violento de hombres que, resistiéndose siempre a ceder al poder de la fuerza, han sabido encontrar, una y otra vez, formas eficaces para dar testimonio de la verdad».

Y concluía: «Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como a la guerra en las internacionales».11

La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera.

Este compromiso en favor de las víctimas de la injusticia y de la violencia no es un patrimonio exclusivo de la Iglesia Católica, sino que es propio de muchas tradiciones religiosas, para las que «la compasión y la no violencia son esenciales e indican el camino de la vida».12 Lo reafirmo con fuerza: «Ninguna religión es terrorista».13 La violencia es una profanación del nombre de Dios.14

No nos cansemos nunca de repetirlo: «Nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar la violencia. Sólo la paz es santa. Sólo la paz es santa, no la guerra».15

La raíz doméstica de una política no violenta

5. Si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, entonces es fundamental recorrer el sendero de la no violencia en primer lugar en el seno de la familia. Es parte de aquella alegría que presenté, en marzo pasado, en la Exhortación apostólica Amoris laetitia, como conclusión de los dos años de reflexión de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia.

La familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón.16

Desde el seno de la familia, la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad.17 Por otra parte, una ética de fraternidad y de coexistencia pacífica entre las personas y entre los pueblos no puede basarse sobre la lógica del miedo, de la violencia y de la cerrazón, sino sobre la responsabilidad, el respeto y el diálogo sincero.

En este sentido, hago un llamamiento a favor del desarme, como también de la prohibición y abolición de las armas nucleares: la disuasión nuclear y la amenaza cierta de la destrucción recíproca, no pueden servir de base a este tipo de ética.18

Con la misma urgencia suplico que se detenga la violencia doméstica y los abusos a mujeres y niños. El Jubileo de la Misericordia, concluido el pasado mes de noviembre, nos ha invitado a mirar dentro de nuestro corazón y a dejar que entre en él la misericordia de Dios.

El año jubilar nos ha hecho tomar conciencia del gran número y variedad de personas y de grupos sociales que son tratados con indiferencia, que son víctimas de injusticia y sufren violencia. Ellos forman parte de nuestra «familia», son nuestros hermanos y hermanas. Por esto, las políticas de no violencia deben comenzar dentro de los muros de casa para después extenderse a toda la familia humana.

«El ejemplo de santa Teresa de Lisieux nos invita a la práctica del pequeño camino del amor, a no perder la oportunidad de una palabra amable, de una sonrisa, de cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad. Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo».19

Mi llamamiento

6. La construcción de la paz mediante la no violencia activa es un elemento necesario y coherente del continuo esfuerzo de la Iglesia para limitar el uso de la fuerza por medio de las normas morales, a través de su participación en las instituciones internacionales y gracias también a la aportación competente de tantos cristianos en la elaboración de normativas a todos los niveles. Jesús mismo nos ofrece un «manual» de esta estrategia de construcción de la paz en el así llamado Discurso de la montaña.

Las ocho bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-10) trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena y auténtica. Bienaventurados los mansos —dice Jesús—, los misericordiosos, los que trabajan por la paz, y los puros de corazón, los que tienen hambre y sed de la justicia.

Esto es también un programa y un desafío para los líderes políticos y religiosos, para los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo: aplicar las bienaventuranzas en el desempeño de sus propias responsabilidades.

Es el desafío de construir la sociedad, la comunidad o la empresa, de la que son responsables, con el estilo de los trabajadores por la paz; de dar muestras de misericordia, rechazando descartar a las personas, dañar el ambiente y querer vencer a cualquier precio. Esto exige estar dispuestos a «aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso».20

Trabajar de este modo significa elegir la solidaridad como estilo para realizar la historia y construir la amistad social.

La no violencia activa es una manera de mostrar verdaderamente cómo, de verdad, la unidad es más importante y fecunda que el conflicto. Todo en el mundo está íntimamente interconectado.21

Puede suceder que las diferencias generen choques: afrontémoslos de forma constructiva y no violenta, de manera que «las tensiones y los opuestos [puedan] alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida», conservando «las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna».22

La Iglesia Católica acompañará todo tentativo de construcción de la paz también con la no violencia activa y creativa. El 1 de enero de 2017 comenzará su andadura el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que ayudará a la Iglesia a promover, con creciente eficacia, «los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación» y de la solicitud hacia los emigrantes, «los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura».23

En conclusión

7. Como es tradición, firmo este Mensaje el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. María es Reina de la Paz. En el Nacimiento de su Hijo, los ángeles glorificaban a Dios deseando paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad (cf. Lc 2,14).

Pidamos a la Virgen que sea ella quien nos guíe. «Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla».24

En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. «Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz».25

Vaticano, 8 de diciembre de 2016

Francisco.